Gestión pasiva vs Gestión activa 

Gestión pasiva vs Gestión activa 

Cuando una persona toma la decisión de incluir su dinero en un fondo de inversión se le viene a la mente esta pregunta ¿Es mejor hacerlo en gestión activa o pasiva? Es muy importante que sepas cuál es la modalidad que mejor se adapta a tu ritmo económico. 

Aunque la gestión pasiva es la ideal para esos pequeños inversores que están saliendo a la luz, no hay que olvidar que la gestión activa genera también otras ventajas como la facilidad de aumentar tu inversión. Sin embargo, esta alternativa también puede ser muy volátil para tu dinero. 

Índice

    Definición de gestión activa y pasiva 

    Gestión pasiva vs Gestión activa 

    Gestión activa

    Es aquella que permite que los usuarios tengan el control de su inversión, es decir la persona está involucrada en todas estas operaciones. Para poder realizar estas transacciones el cliente debe tener claro la información que dispone del financiamiento que le permita tener un mejor manejo de su dinero.

    Es importante señalar que esta modalidad financiera es muy popular porque más del 98% de los fondos de inversión en España son manejados y controlados desde una gestión activa. Uno de los principales beneficios de esta alternativa es que el inversor es el que decide en cuáles empresas quiere invertir y en qué momento desea hacerlo, todo esto para tener un mejor control de su dinero.

    Se recomienda que a la hora de hacer gestiones activas el inversionista mida los riesgos a largo y corto plazo, para poder tener una mejor rentabilidad en su proyecto. La segunda nota a tomar es que la persona debe saber de los fondos que esta compañía ha adquirido con anterioridad, para saber su nivel de financiamiento. 

    Gestión pasiva

    Esta modalidad se encuentra enmarcada en que busca repetir o tener los mismos índices de rentabilidad en una inversión obtenidos en datos de bursátiles. Estos datos permiten que el inversionista sepa dónde puede generar inversiones que le proporcionen el mismo resultado. 

    Existen dos maneras muy sencillas para replicar este índice, una de ellas es la réplica completa que tiene como finalidad que el inversor compre todos los valores incluyendo el índice, para poder hacer lo mismo con el objetivo de generar el mismo resultado obtenido por otros. Este mecanismo permite un 60% de rentabilidad, por lo que muchos usuarios prefieren irse por esta opción. 

    La mayoría de los inversionistas se alejan de las gestiones activas, porque deben buscar información de rentabilidad de una empresa para poder hacer una inversión, pero esto cambia totalmente con la gestión pasiva porque le da un panorama amplio de lo que se puede encontrar en este mercado. Además, este tipo de manejo permite encontrar fondos indexados

    Para que quede más claro la idea de la gestión activa y pasiva, te daremos un ejemplo: 

    La empresa SOL1996 cuenta con un índice bursátil marcado con valor de 1.000 empresas de telecomunicaciones más importantes que cotizan en la bolsa de Madrid, España. 

    El fondo de gestión pasiva se iría por comprar acciones en las 1.000 empresas que conforman esta gran compañía con la finalidad de conseguir replicar su rentabilidad que le ha hecho tener todos estos pequeños consorcios. A cambio, la gestión activa se iría directamente en invertir en una de las 1.000 empresas que según su criterio tiene una mayor rentabilidad entre todas.

    La estrategia que diferencia estas dos gestiones de inversión es muy clara, la pasiva busca replicar la rentabilidad obtenida anteriormente y la activa busca superarla según un criterio personal, tomado bajo su experiencia en el entorno. 

    Técnicas que diferencian la gestión activa y pasiva

    Gestión pasiva vs Gestión activa 

    Una de las principales técnicas que diferencian la gestión activa y pasiva es que las dos tienen diferentes aplicaciones de inversión. Por un lado, la pasiva busca replicar un índice anterior y la activa busca un nuevo índice que supere el que antes estaba marcado.

    Comisiones

    La gestión activa cuenta con una comisión más alta, porque esta se encarga de buscar su propia información en donde se requiere más recursos, para poder lograr este cometido. Al generar un mayor gasto, hace que sus comisiones por muy pocas que sean pueden generar una gran cantidad de dinero.

    En este sentido, la gestión pasiva no se preocupa tanto por esto, porque su manejo se basa en copiar el que anteriormente estaba para poder conseguir la misma réplica. El recurso humano o de materiales son menores o más bien se tiene una idea muy sólida de las comisiones que se pueden generar.

    Sin embargo, debes tener muy claro en donde vas a colocar tu dinero, porque hay inversiones que tienen comisiones muy altas debido a la gran cantidad de recursos implementados durante la transacción. Por esta razón se debe estar muy claro en cuales son los financiamientos que van a generar grandes cambios y rentabilidad.

    De este mismo modo existen gestiones activas que requieren de muy pocos recursos, por lo que sus comisiones son muy mínimas. Como recomendación al usuario debe tener muy claro las condiciones en el proyecto que desea invertir.

    Consecuencias y rentabilidad durante el proceso 

    Otras de las características que debes de evaluar al invertir, es saber cuál es mejor para ti si la gestión activa o pasiva. Para eso debes tomar en cuenta sus riesgos y rentabilidad durante los procesos de inversión.

    A pesar de que muchas plataformas tienen como lema a mayores consecuencias, mayor posibilidad de rentabilidad, la gestión pasiva no se rige por esta perspectiva pues esta busca minimizar al máximo los riesgos en las operaciones. Esta se deja guiar por la rentabilidad del índice bursátil, que le permite obtener una mayor rentabilidad en sus financiamientos.

    Los fondos de inversión indexados ofrecen este tipo de inversiones que permite que los usuarios puedan tener el menor riesgo posible, para evitar alguna pérdida o fraude en sus transacciones. Esto le da una mejor confianza a cada uno de los procesos de financiamiento de los clientes.

    En la gestión activa ocurre todo lo contrario, esta busca superar estos índices desde su nueva inversión, pero en muchos casos estas tasas no se pueden superar porque son basadas en procesos históricos que las empresas repiten de manera automática y sin ningún tipo de incidente. Muchas veces las inversiones pasivas se mantienen en un margen de rentabilidad del 80%, en cambio las activas suelen variar en sus financiamientos.

    Las inversiones pasivas buscan mantener el índice de rentabilidad en cambio las inversiones activas buscan superar este índice, para poder llegar a un nivel más alto y generar más ganancia al inversionista. Muchas empresas suelen guiarse por el lado más seguro que evita el riesgo de pérdida.

    Gestión activa beneficios

    Como lo mencionamos anteriormente la gestión activa es la que requiera de decisiones propia del usuario, para saber qué empresas o proyectos es rentable invertir, aunque ocasione muchos riesgos.

    Una de las grandes ventajas es que al invertir por tu propia cuenta todo este dinero está destinado a tu inversión, es decir no debes compartir con otras personas que ayudaron en esta operación. Además, te permite superar los índices de inversiones anteriores, porque estás optando por una nueva que puede generar nuevos resultados, así como también realizar una pérdida total.

    Como es un mercado tan amplio, estamos hablando de más de 100 millones de empresas en las que pueden invertir con una gestión activa, por eso el grado de rentabilidad y riesgo está en niveles equilibrados. Otras de las grandes ventajas de este mecanismo de inversión es que opera de manera constante, por lo que tu dinero siempre está en movimiento.

    Riesgos

    Uno de los principales inconvenientes que presenta la gestión activa es que, al elegir mal un proyecto, en vez de generar más dinero te dará una pérdida total de inversión y todo tu dinero se vería reducido por esta situación.

    Al confiar en una gestión activa esta puede que nos genere una gran o total pérdida, donde tendremos que resolver el pago del recurso humano y de materiales, esto quiere decir que tendríamos mayores comisiones y una nula rentabilidad.  Por eso es muy importante tener la información necesaria de las inversiones a largo y corto plazo, para que esta nos pueda generar un ingreso.

    Gestión pasiva beneficios 

    Esta nueva alternativa de inversión disponible desde el año 1975 ha tenido como finalidad generar una mejor estabilidad en las inversiones de los usuarios. 

    Una de las principales ventajas de las gestiones pasivas es que ayuda a la diversificación, porque esta gestión busca invertir en más empresas que invertir todo su dinero en solo una. Este mecanismo les da una seguridad a los inversionistas, porque si una no funciona siguen disponibles otros financiamientos en otras compañías. 

    En este sentido, la gestión pasiva evita que el inversionista tenga que elegir entre algunas de las empresas, pues puede invertir una pequeña cantidad en cada una de ellas, para tener una mejor rentabilidad del dinero. Las fechas y cortes de inversión se encuentran fracturados, por lo que masifica el dinero. 

    Riesgos  

    Uno de los grandes riesgos de la inversión pasiva o más bien inconvenientes es que cada día son menos las empresas en las que se puede invertir, debido a que muchos usuarios que usan la gestión pasiva invierten en un mayor número de empresas, para generar más ganancia a la hora de recibir el dinero. Otra de las pequeñas consecuencias es que los pagos pueden ser recibidos a largo y corto plazo. 

    Cada consorcio puede estipular o marcar la fecha de pago, lo que provoca que algunos días no coinciden con la de otras empresas. Esto puede generar que la inversión sea vista a períodos largos, por lo que puede ocurrir una merma de la inversión, donde no se sepa cuáles son las ganancias finales de esta inversión realizada. 

    ¿En qué momento es recomendable usar la gestión activa? 

    Gestión pasiva vs Gestión activa 

    Aunque la gestión activa se vea como una inversión riesgosa, no debemos olvidar que tiene varias ventajas que debemos tomar en cuenta a la hora de querer multiplicar nuestro dinero. 

    El mejor momento para usar la gestión activa es cuando tienes la suficiente información del mercado o proyecto en el que quieras depositar tu dinero, para saber cuál es su fuerte y sus debilidades. Esto puede llevar tiempo por eso te recomendamos tomarte esto con calma, para que puedas conseguir una excelente rentabilidad y esto no te genere pérdidas irrecuperables. 

    Muchas estadísticas apuntan a que las personas novatas primero inicien con la gestión pasiva, pues te permite conocer las empresas y te dará un contexto más real, esta recomendación es también para que no seas parte del 98% de principiantes que pierden su dinero por iniciar con una gestión activa. Es preferible que empieces de a poco para llegar a algo más grande. 

    La estrategia de invertir bajo esta gestión activa es definir por completo el mercado, que sepas con qué te vas encontrar y qué debes buscar a la hora de depositar tu dinero en un proyecto. La inversión pasiva te permite conocer esa información que vas a necesitar más adelante para volverte todo un gran inversionista que genera más de lo que invierte. 

    Guía para usar la gestión activa 

    Más que tips te vamos a dar una guía de lo que debes tener siempre presente a la hora de usar la gestión activa, para que tu inversión se mantenga estable y sin pérdidas. 

    Para que una empresa o proyecto tengan tu inversión debes fijarte en varias características muy esenciales: 

    • Negocios comprensibles, es decir debes tomarte el tiempo para saber si las funciones en las que opera esta empresa son adecuadas o si las funciones que ofrece son necesarias. Aunque te parezca un poco tedioso, esto es muy importante pues te ayudará a determinar la rentabilidad de la empresa. Esta característica te permitirá ver si esta compañía resalta entre las demás. 
    • Tendencia positiva, esta característica está guiada más a tu enfoque en saber si esta empresa con sus funciones tiene posibilidades altas de permanecer en el mercado o solo será algo volátil. Esto te permitirá ver si será una inversión a largo o corto plazo. 
    • Dirigentes de confianza y con buenas cualidades, por esta razón hablamos de que gestión activa es más que buscar información. En este sentido, debes encargarte de que los que manejen o lleven la empresa sean personas preparadas, para afrontar desafíos y que tengan muy claro el proyecto que quieran sacar adelante con tu ayuda e inversión. 

    La gestión activa se deja guiar mucho por el valor por debajo del denominar intrínseco, es decir el inversionista se fijará en cuánto puede invertir a lo largo del proyecto en situaciones que se salgan de sus manos o accidentes durante su labor. Todas estas cosas deben ser medidas y tomadas en cuenta a la hora de dar el monto de la inversión. 

    Cabe destacar que con este mecanismo el inversionista se vuelve un cazador de oportunidades que busca una inversión rentable y que sea a largo plazo. La calidad de información obtenida determina si el proyecto es bueno o es desechables, muchos usuarios consiguen duplicar su dinero cuando tienen buen contenido. 

    Al pensar en un fondo de inversión activo el usuario debe medir muchas ventajas y desventajas del proyecto, para poder tomar una decisión adecuada en estos momentos. 

    Técnica para elaborar una cartera en gestión pasiva 

    Como sabemos, la gestión pasiva tiene un mecanismo de replicar los datos de inversiones anteriores, para poder generar la misma inversión sin superarla. Pero este mecanismo de fondo se basa en dos productos para su funcionamiento.

    Uno de ellos es el fondo de inversión o de cotización que tienen como finalidad y objetivo tener a la mano esos datos que necesitas a la hora de replicar una inversión. Esta herramienta permite trabajar sobre un sector en específico, para mejorar la inversión y dar una mejor seguridad al usuario a la hora de utilizarla.

    Como esta es una cesta de activos financieros permite que los usuarios tengan a la mano esa renta fija, renta variable, divisas y otros materiales que necesita para poder generar la réplica. Al principio esta maneja solo datos externos, pero a medida que la vayas usando irá almacenando tus datos, para marcar cuáles son eficaces y cuáles no.

    Otra de las carteras para la gestión pasiva es el fondo indexado que tiene como finalidad reunir a un gran número de personas que quieran aumentar sus ahorros, a través del mecanismo de inversión planteado por la gestora. Este tipo de mecanismo cuenta con un encargado que es el responsable de hacer crecer ese dinero.

    Conclusiones

    La gestión activa y pasiva son excelentes mecanismos para invertir tu dinero, pero te recomendamos que, si eres principiante primero empieces con la pasiva para que adquieras conocimiento del mercado y puedas tener un mejor desempeño en la gestión activa, así mantienes tu dinero a salvo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir